En una época en que la industria editorial ya no se diferencia de cualquier otro sector de la economía, con el agravante de que la pasión de los que trabajan en ella está sometida a explotación por parte de muchos de los que la dirigen;
en una época en que los editores ya no eligen los buenos libros para que vendan, sino que esperan que los libros que venden sean buenos,
TQ, pese a que considere la industria editorial un mercado, la concibe también uno de los lugares elegidos donde se construye la conciencia de los ciudadanos; además, aspira a que se le quite al libro la etiqueta de mercancía para que vuelva a considerarse un bien, cuya preservación interese también a quien no lee.
Enfrentándose a los desiertos y las derivas producidos por el consumismo y capitalismo en el ámbito cultural, TQ está dispuesta a actuar en la base de los que se pueden definir criterios de “ecología cultural” para proteger y cultivar la unicidad y la variedad de las escrituras, considerando como criterio fundamental la bibliodiversidad y luchando contra la homologación de las escrituras, consecuencia de una producción editorial orientada, cada vez más, hacia el consumo masivo.
Además, TQ, basándose en el amplio crecimiento de la cantidad de libros publicados al año y su superación del límite de la sostenibilidad, no solamente cultural sino también comercial, se presenta también como promotora de una propuesta de reequilibrio en el ámbito de la  producción de libros, que comprometa a los editores a anteponer la calidad a la cantidad.
Dentro de la acción de TQ, son dos las preocupaciones que regulan las elecciones, mutuamente vinculadas: ética y calidad.

Ética. A marcar la ética de TQ es un continuo compromiso de transparencia y admisión de la competencia y del mérito.

Transparencia. TQ promociona, para los editores,  la transparencia y la publicidad de las modalidades que regulan el conseguimiento y la gestión de las financiaciones públicas (ayudas, contribuciones, facilitaciones) y eventuales reinversiones sin fines lucrativos. TQ, sugiere además una obra de divulgación de los mecanismos – y anomalías –  que regulan la hilera editorial.

Concentraciones editoriales. TQ defiende y apoya la independencia y la autonomía en cada segmento de la hilera; además quiere identificar y formular propuestas de corrección para cada torcedura causada por la concentración, en las manos de pocos y grandes grupos, no solamente de lo que comprende la fase de producción de libros (concentración horizontal por medio de la propiedad de las grandes marcas), sino también de las de distribución y venta (concentración vertical por medio de propiedad de las distribuidoras, las franquicias de librerías y otros servicios editoriales).

Derechos laborales. TQ se compromete a promocionar la dignidad y los derechos de los trabajadores del mundo editorial, estableciendo reglas y medidas y preparando contratos y tarifas de referencia para las profesiones editoriales, desde los correctores tipográficos hasta los compaginadores. En particular, tomando partido a favor de una de las categorías profesionales más importantes y menos tuteladas en el ámbito editorial, TQ será promotora de una campaña pública para que el nombre del traductor aparezca, por lo menos, en el reverso y en el frontispicio interno de cada libro y que siempre se cite en las reseñas e indicaciones periodísticas, en las radio, cadenas de televisión e internet. TQ aspira también a la adopción de unas tarifas generales que, respondiendo a las exigencias de los editores y traductores, establezca estándares mínimos de retribución según el idioma. En su página web, TQ creará una base de datos que favorezca el éxito de los principiantes más competentes y la afirmación de los que, aunque hayan traducido poco, demuestren habilidad y seguridad.

Industria editorial de pago. Condenando sin compromiso alguno las antiguas y malas prácticas como la industria editorial de pago o a cuenta de autor, la obtención de reseñas de pago o a cambio de anuncios publicitarios, TQ estigmatiza la legitimación y promoción que dichas prácticas están recibiendo por importantes y prestigiosos grupos editoriales. Todo esto dentro de un proceso de aparente democratización cultural y, a raíz de esto, la publicación se considera ya como un derecho.

Apoyo público. Ejerciendo una constante presión sobre las fuerzas políticas e instituciones de competencia, TQ reclamará la actuación de políticas de lucha a la precariedad cultural, junto a la promoción y a al apoyo de libros de calidad y librerías independientes.

Ecosostenibilidad. TQ promociona el utilizo de papel, tintes, criterios de producción de los libros y liquidación de los residuos completamente ecosostenibles.

Calidad. TQ se compromete a aumentar la atención pública sobre el tema de la calidad literaria – independiente del éxito comercial de un libro – junto a las luchas razonables contra las más deletéreas derivas comerciales de la industria editorial italiana, como por ejemplo el cambio, desde la fase de producción a la promoción de los libros, sufrido por los recursos de las editoriales.

Justo desde este punto de vista, TQ aspira a la creación de un circuito virtuoso para los libros de calidad, que empiece incluso antes de su publicación, junto a una recepción atenta y profesional por parte de  los mejores críticos literarios, libreros y lectores, que aumente la longevidad, resonancia y rentabilidad de esos libros.

TQ pide también a los autores que acepten y promuevan prácticas de calidad durante el trabajo creativo, y prácticas éticas durante el crítico.

El mismo objetivo lo tiene la propuesta de TQ de presentarse como punto de referencia y unión de las mejores voces de la crítica literaria, cada vez más en nuestra época,  alejadas y desatendidas. Esto contribuiría a aumentar aún más la fuerza y la importancia de su compromiso a favor de los libros de calidad, junto a la construcción de una nueva autoridad.

El propósito de TQ de indicar obras miliares hace tiempo fuera de comercio y la creación de un catálogo de grandes libros olvidados, demuestran y refuerzan esta lucha por la calidad literaria.

Observatorio de las buenas y malas prácticas. TQ se compromete a la realización de un observatorio de las buenas prácticas que registre en el territorio los objetos de calidad (editoriales, librerías, bibliotecas, festivales, agencias literarias y canales de información editorial) y al estímulo de formas de solidariedad y cooperación entre estos sujetos. De manera especular, TQ vuelve a proponerse la denuncia pública de todas las prácticas que choquen con los principios de ética y calidad y, sobre todo, las inclinadas hacia la disminución de los espacios críticos y a la debilitación del debate junto la formación de una opinión pública: el abuso de los adelantos de libros y la publicación, en los periódicos italianos, de reseñas positivas de la prensa extranjera a cargo del editor.
TQ, incluso en el ámbito de los premios literarios, ejercerá un activo papel de observación crítica, para documentar las dinámicas de selección de los premios italianos y marcar públicamente las posibles incongruencias entre las declaraciones de principio y los resultados de las votaciones.

Por último, TQ aspira a la formación de un nuevo público y a educar poco a poco a una comunidad de lectores fuertes, para que vuelvan a saborear el placer estético de la lectura, por medio de intervenciones públicas y seminarios. De nuevo, se compromete a perseguir este objetivo proponiendo y valorizando, tanto en ámbito académico como periodístico, una actividad de crítica literaria donde la reseña sea el fruto del dialogo con el libro y los lectores y prohíba los anuncios publicitarios a favor de un juicio complejo y competente.