Después de una larga época caracterizada por falta de participación e individualismo ideológico e intentando crear nuevas formas de comunidad cultural y participación de saberes y prácticas políticas, TQ no se conforma con la dimensión inmaterial de la comunicación literaria y de la propuesta teórica.
De hecho, TQ considera tanto los espacios públicos de carácter institucional, como los que la misma logre convertir en públicos, a pesar de las instituciones, teatro de acción. Se trata de espacios en desuso, mercantilizados, que sufren y que, devolviéndoles su uso común y cambiando su función, sea posible reconquistar.
TQ celebrará sus reuniones en lugares donde el dialogo sea horizontal, en espacios nada elitistas y comerciales. La definición es amplia: puede incluir una plaza, un colegio, un centro social ocupado o un festival literario. Con respecto al desarrollo de las actividades, será importante mantener una dimensión lo más posible abierta y convival.

TQ participará activamente en el territorio y estimulará la reconquista crítica de los espacios públicos y de los bienes comunes, acercando realidades ya operativas y elaborando acciones autónomas, como  por ejemplo:

· monitorización de las instituciones territoriales y de sus políticas culturales, para que promocionen procesos virtuosos de interacción con el público y proyectos de interés común, fuera de las lógicas mercantiles y clientelares.
Dentro de este marco, TQ considera prioritarias la lucha por la defensa y la recualificación de bibliotecas.

· ocupación temporal -o a largo plazo- de los espacios que serán devueltos a la cultura, apoyando también ocupaciones ya existentes.

· acciones improvisadas de interposición, molestia o “guerrilla” artística y cultural, en espacios insólitos o que poseen una fuerte connotación política y simbólica, como por ejemplo CIE, cárceles, sedes de administraciones públicas y empresas.